5 de abril de 2012

Blancanieves y la leyenda del cazador. La asociación de marcas de moda a películas.

Unos ya de vacaciones y otros a puntito de disfrutar de unos días de relax. Seguro que muchos de vosotros iréis estos días al cine pudiendo ver en la cartelera películas como Blancanieves y la leyenda del cazador, protagonista del post del día.

La marca española Pretty Bailarinas, división de la firma Antonio Mascaró, se ha lanzado y ha decidido sacar unas originales bailarinas que hacen honor a la película. Estos cómodos pares están decorados con elementos que aluden al cuento, como el espejo y la manzana. Todo un encanto para los amantes de este cuento hecho film real ahora.


La firma cuenta con un catálogo amplio y extenso de diferentes modelos, pero en esta ocasión, ha decidido tomar como referencia esta bella historia. ¿Seguirán basándose en otras películas?

Pretty Bailarinas no deja de sorprender a sus seguidores al innovar día tras día y hacer modelos tan diferentes basados en una misma estructura de zapato. Hecho que lo diferencia de los demás al cubrir un nicho específico pero que le dificulta su estancia en el mercado pues su fortaleza reside en la continua innovación, ya sea por diseño o por mejora de la calidad y confort.





En general las marcas no pierden oportunidad en asociarse a cualquier evento externo que pueda favorecer las ventas de su producto o su imagen de marca. Pero hay una clara diferencia entre la asociación a un personaje público y una película.

En el primero de los casos, utilizar a un personaje público da fama y adquiere relevancia lo promocionado, pero los valores e imagen que proyecta el personaje es asociado al producto o marca que lo acompañe, con lo que un traspiés que la celebridad cometa, pudiendo manchar y cubrir la marca.


Sin embargo, en el caso de la asociación a películas, libros, etc.., juega con la ventaja de que parte de la premisa de ser ficticio, con lo que no se juzga tanto lo que se cuenta, y predominan otros elementos más como el diseño, la fantasía, etc. Por lo que lo principal para elegir la película será al target al que vaya dirigido, que conocerá la historia o no ocurriendo dos situaciones: 1. Que le agrade ese guiño que hace la marca 2. Que se muestre impasivo, aunque sin haber un rechazo o un pensamiento hacia el mismo muy negativo.

La diferencia radica en que el asociarse con un famoso, al que todos los públicos conocen, posiciona al público frente a la marca a favor y en contra, pues saben que es real la persona y tienen referencias de la misma por la fama que tenga. Pero una relación con un personaje que sea lineal (aunque siempre con una clara evolución a lo largo de los años) y fiel a sus principios, puede crear una unión duradera en el tiempo, que en muchas ocasiones puede beneficiar a ambos. Uno de los casos puede ser Isabel Presley con Porcelanosa.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Qué elegiríais? ¿Asociarse con una celebridad y poder optar a una relevancia en mayor tiempo a pesar de los imprevistos? ¿O disfrutar de un periodo menor de impacto, pero con unos objetivos definidos (el guión no va a cambiar después de rodar la película), teniendo mayor estabilidad y seguridad en la dirección de la comunicación?

Abierto el debate está.

Un saludo a todos! Y disfrutar de las vacaciones :)


Fotos: Tu Blog de cine, Moda Preview Internacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario aquí

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...